¿Que eReader elegiría una bibliotecaria?

Hay algo que me gusta del inglés, lo bien que se utilizan los términos que diferencian el dispositivo de lectura de libros electrónicos “eReader” y el contenido “eBook”.

En vacaciones me olvidé el lector de libros electrónicos en un avión y desde un principio supe que quería comprarme otro. Definitivamente es lo mejor para los viajes, por su tamaño y por lo que dura la batería.

La primera pregunta que me hice fué ¿Qué eReader me compro?

Había leído hace poco un artículo que compartía el CITA sobre qué aspectos valorar para comprar un lector de libros electrónicos: pantalla, catálogo de ebooks (para mi que siempre los compro es fundamental), facilidad de uso, formatos soportados y relación calidad-precio.

ereader

Artículo de Eroski Consumer

Es verdad que menciona los formatos soportados, y que dependiendo del eReader que elijas te atas a un proveedor de contenidos u otro (Amazon en el caso del Kindle), pero si eres usuario de una de las muchas bibliotecas que ya prestan libros electrónicos, la pregunta debe ser más clara:

¿Lee ePub con DRM? Porque es el formato más común y en el que te descargas un ebook en préstamo de la biblioteca. Kindle no es compatible con este formato y por eso los usuarios con este dispositivo no podían utilizar ese servicio de préstamo.

Pues bien, después de mis disquisiciones sobre que modelo de dispositivo elegir, no he tenido que decidirme, porque me han regalado un Kindle Paperwhite.

http://www.amazon.es/dp/B00QJDO0QC/ref=cm_sw_r_tw_dp_GeXawb1T0KH16 vía @amazon

Imagen del Kindle Piperwhite en http://www.amazon.es/

¿Y ahora qué? Pues compraré ebooks en el catálogo de Amazon (entre 5 y 10€ de media) y seguiré comprándome libros físicos (normalmente de ediciones cuidadas y con ilustraciones).

¿Y los libros electrónicos que quiera coger de la biblioteca?

  1. Podré leer en la tablet o el móvil con las apps de IOS y Android del servicio eBiblio. La app me permite consultar el catálogo, prestar y leer los ebooks (sin abrir otra aplicación, sin hacerme cuenta de Adobe, y con el mismo usuario y contraseña de la biblioteca).
  2. Y hay otra posibilidad si tengo wifi, navegador en el Kindle y el proveedor del libro electrónico que quiera leer en la plataforma lo permite: acceder desde el navegador a mis libros prestados y leerlos online (no me resulta nada cómodo).

En definitiva, si eres de los que compras libros yo recomendaría el Kindle Piperwite, pero si vas a utilizar el servicio de préstamo de libros electrónicos de las bibliotecas me decantaría por un Tagus o un BQ (con las mejores puntuaciones en la última comparativa de la OCU) porque podrías descargarte los ebooks de la biblioteca, y si en algún momento quisieras comprar un libro tendrías disponible el catálogo de la Casa del Libro y Nubico respectivamente.

Al fin y al cabo lo importante es leer. Y como dice la cita que tengo puesta en la cabecera del blog:

“Leer no solo es leer texto, es una actitud ante la vida, es tener interés por cuanto ocurra, ser capaz de interpretarlo, comprenderlo, asimilarlo y compartirlo”

4 pensamientos en “¿Que eReader elegiría una bibliotecaria?

    • Según tengo entendido se ha dejado de fabricar y no está en las ultimas comparativas de eReaders que hace por ejemplo la OCU pero quizás se pueda aprovechar para comprar antes de que se acaben las existencias 🙂

      Me gusta

  1. Buena elección, también me decanto por los dispositivos Kindle para la lectura electrónica.
    Sony arrojó la toalla hace tiempo ante la imposibilidad de competir con un dispositivo más económico y un catálogo tan grande como el de Amazon.

    Me pregunto por el papel de las bibliotecas en este sentido. Una de las principales excusas que esgrimen los usuarios como justificación para no usar plataformas de préstamo de libro electrónico es que poseen un Kindle. ¿No es momento para que las bibliotecas y proveedores de servicio de préstamo de ebooks a este lado del charco se planteen dejar de seguir el juego a Adobe y negocien con el gigante del ebook?

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias por tu comentario Pablo. Tema complicado el de las negociaciones con los distribuidores. En mi opinión el papel de las bibliotecas es fundamental ya que son las que tienen más fuerza para negociar con los distribuidores a los que les van a comprar los contenidos. Creo que hasta ahora, salvo algunas excepciones, las bibliotecas no han sido capaces de asumir ese rol ya sea por desconocimiento del mercado digital como por falta de personal para negociar un nuevo modelo de adquisiciones que no se basa en productos sino en servicios. Ocurre lo mismo con otro de los contenidos más demandados en las bibliotecas, las películas, donde sé que desde las bibliotecas han comenzado a tener contacto con proveedores como Filmin.
      ¿Los proveedores de servicio de préstamo que deben hacer? desarrollar su sistema para ajustarse a las necesidades de las bibliotecas y dar seguridad a los distribuidores de contenido, utilizando la tecnología más avanzada para dar cabida a todo tipo de contenidos digitales, a todos los modelos de venta que vayan apareciendo y a integrarse si es necesario con otros proveedores de contenidos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s